La Guerra de los Navegadores: Episodio 1

Trabajar en mi computadora personal, la Acer Aspire 3050 que les mencioné en el post acerca de la inalámbrica, a veces, es imposible. La falta de memoria RAM, sumado a que Windows 7 a veces le gusta sacar la mano, limitan mucho mi trabajo, sobre todo en la navegación de la Web.

Y es por esa razón que una de mis búsquedas más comunes es que navegador es más rápido para mi configuración sobre Windows. En mi caso los resultados siempre se contradicen. Ese cuentico que Mozilla Firefox es el más rápido, o que Google Chrome es el más eficiente son puras supercherías que nos tratan de vender. He tenido todos los navegadores en mi PC y solo puedo decir algo: Tengo mi elección. Pero antes de hablar de mi elección, voy a hablar de cada navegador. En este post hablaré de Mozilla Firefox. Antes de proseguir, permítanme contarles un poco más de la configuración actual de mi PC. Esta portátil ha sido muy poco personalizada, cambié el procesador Sempron con el que venía por un Turion 64 X2 TL-50 (que es más lento en MHz, pero al ser doble núcleo para algunas tareas es mejor). Solo le he puesto 1 GB de RAM (de los cuales 128 MB son compartidos por el chipset ATi Radeon Express 1100). El disco es de 80 GB con suficiente espacio disponible (pero se que está fragmentado). La combinación de tan poca RAM con la fragmentación es la parte 1 de mis problemas. ¡Pero aún así algunos programas no deberían comportarse como cerdos!

Sin más preámbulo: ¡que comience el paredón de navegadores con…!

Mozilla Firefox

El navegador de la nueva generación. Se acerca rápidamente al antiguo totem de los navegadores, el Internet Explorer (quien a su vez superó al antiguo-antiguo totem de los navegadores, Netscape Navigator/Communicator). Una gran parte del mundo lo usa, pero honestamente… ¿Es ésta la mejor opción?

Primero, y una queja que me he estado guardando desde hace un tiempo: Firefox se vendió al consumismo de las versiones, la guerra de las versiones más bien. Las versiones 0.x y 1.x de Firefox duraron por 5 años. Las versiones 2.x duraron un poco menos de 2 años. Las versiones 3 (las más conocidas) duraron 3 años cerrados. Hasta aquí todo normal, todo muy bien. Entonces comienza la locura: La versión 4.0 (que solo tuvo una actualización, a 4.0.1) duró 3 meses, y porque los genios detrás del motor de renderizado Gecko les dió por subir 3 versiones de un taco (para tratar de capitalizar en el sonoro término HTML 5), sale entonces Firefox 5. Y aquí no acaba la locura. Ya está listo el anuncio de la versión 6 (en desarrollo, pero igual, ya están pensando en sacarla). Todos sabemos que esta locura de versiones la arrancó Google Chrome, pero yo pensaba que Mozilla era una corporación que no se iba a prestar al consumismo. Queja fuera, hablemos de la aplicación como aplicación.

¿Aló? ¿Mozilla? Si, su página principal no funciona en su propio navegador.

Acerca del rendimiento, ¿que puedo decir? Es horrible. Desde Firefox 3.5 he tenido la misma queja y es que Firefox se infla y se infla y se infla como un globo sin detenerse. Incluso al arrancar el navegador sin pestañas, Firefox comienza a devorarlo todo. Después de una hora y varios videos de Youtube y image boards después, Firefox puede llegar a 350 MB de uso de memoria total. Ni que hablar de cuando trato de entrar a ver video en streaming. Una hora después, Firefox muere. Si, Flash mata a Firefox. Pero aun cuando uno mate manualmente el famoso “plugin-container”, e instale la extensión de FlashBlock, Firefox no se detiene en nada para seguir devorando la RAM.

Hay muchos trucos acerca de como mejorar la RAM para Firefox. Ninguno me sirvió. Ese truquito de minimizar la ventana y configurar cosas en el “about:config” no sirve. Por el contrario, cuando uno minimiza la ventana, Firefox obliga al sistema a mandarlo al área de paginación o swap area, un área del disco duro que se usa como memoria para las tareas o aplicaciones que no están en uso actualmente. Pues, ¿adivinen que? No sirve, porque ese pasar de disco duro a memoria hace que el PC tenga que quedarse 5, 10, 15 minutos pasando datos de disco a memoria.

Otras soluciones que me han dado, desinstalar todas las extensiones. En mi caso, es una opción válida, pero que es PEOR. Primero, si no fuera por el FlashBlock, a todas las páginas les daría por mostrar Flash por todos lados, que hace que Firefox coma más RAM. Segundo, si no fuera por el AdBlock+, a todas las páginas les daría por mostrar miles y miles de mensajes de publicidad, que hacen que Firefox use más RAM. Esas dos extensiones son las únicas que yo respaldo personalmente y les doy mi sello de aprobación y utilidad.

Y cuando Firefox se come toda la RAM, con 6, 8 o 10 pestañas abiertas, la única solución es cerrar y volver a abrir. Antes, con versiones más tolerables de Firefox podía tener 15, 20 pestañas abiertas desde el arranque, y aunque era cierto que se demoraba en abrir, al menos no se quedaba colgado por tanto tiempo. Ahora, puse que el navegador abra sin pestañas, pero paulatinamente, igual se pone MAL.

La Web no es para computadores lentos, aparentemente, es la visión que estas últimas versiones de Firefox me estan dando. No me gusta esta visión de la Web. De que sirve que sea compatible con mucha parte del HTML 5 y el CSS 3 si ni siquiera lo puedo usar.

En una sola palabra, resumo a Firefox como “desastre”. Lo tendré instalado para cuando tenga que probar una página Web, pero de resto, “ya te superé Firefox”.

En la próxima edición: Google Chrome!

You may also like...

1 Response

  1. Luis Felipe dice:

    Me gustó su rant de hoy. La verdad espero con ansias el próximo. Estoy de acuerdo en que la forma en que los navegadores están compitiendo es absurda, y están cayendo en el mismo juego de Microsoft: por no optimizar están mandando a todo el mundo a renovar sus equipos. No me gusta esa política por el impacto ambiental (y directa e indirectamente económico) que tiene, además que no permite disfrutar de una experiencia cómoda al usar nuevos servicios.
    Ahora, el problema de Firefox es requeteconocido, y lo apoyo en su punto de vista. Todos lo conocemos, pero a veces se hace necesario vivir con ello, sólo que para algunos se está volviendo más difícil con cada nueva versión. A mí espero que me queden al menos 3 meses antes de empezar a hacerle más trucos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *