In honorem Vir memorabilis

-En honor de un hombre extraordinario-

Ayer, ha pasado a mejor vida uno de los hombres más fabulosos que la historia de la computación personal ha tenido. Aparte de científicos notables como Knuth, Mandelbrot entre otros, Steve Jobs le regaló a la computación un toque que le hacía falta cuando la computación arrancó: Creatividad.

No es desconocido para todos, que Jobs era un exagerado perfeccionista, de quien sus más cercanos declaraban cuán difícil era tratar con sus torbellinos de emociones. Su ritmo de vida forzaba a su imaginación a funcionar a velocidades impresionantes, pues siempre buscaba mejores formas para impulsar a su compañía, Apple, a niveles nunca esperados de innovación, de creatividad y de fuerza de impulso de la industria.

Su salud deteriorada desde hace años, le previnieron del cumplimiento de sus deberes en Apple varias veces, aunque sus decisiones tras bambalinas impulsaron a la empresa en la mejor de las direcciones jamás existentes en la historia de la computación.

A Steve Jobs, un hombre increíble. Que su espíritu siga impulsando la creatividad en nuestras ciencias por siempre.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *